Kundalini, serpiente enroscada en la columna de un templo

derruido en el desván del sueño, rumosa cabellera…

Sergio Mondragón

 

Miro la línea rosa de los labios, humeda sensación

en mi lengua desata los corceles

en medio del pecho, cabalgan, se atropellan,

mis manos

torpes acarician los rizos.

Amor si es nuestra noche, ésta que nos perfuma y levanta mis firmes esperanzas,

envuelve mi cabeza con la blanda sustancia de tus muslos

para que me convierta no en leopardo,

mas bien en un conejo que sólo busca la manera de penetrar en muy hondas galerías,

si es nuestra noche la que nos habla con jadeos,

pupilas dilatadas,

no le pongamos freno a sus bríos,

vayamos con ella

a lo profundo.

Anuncios